Celacanto

El celacanto es un pez enorme de fondo, que se diferencia de otros de varias maneras. Forman parte de los Dipnoos o peces pulmonados. Pertenecen a un linaje antiguo que ha existido por más de 360 millones de años. Los Celacantos puede alcanzar más de seis pies de largo y pesan alrededor de las 200 libras.

Están cubiertos de una armadura gruesa y escamosa. Se estima que pueden vivir hasta 60 años o más. Hay dos especies que aun viven, y ambas son extrañas. El del Océano Índico (de la costa del este de África), Y por su parte el indonesio, que se ubica en las aguas de Sulawesi, Indonesia. Son los únicos representantes restantes de una familia una vez extensa hablando de los pescados lóbulo-aletados.

En un tiempo eran un grupo grande que abarcaba cerca de 90 especies válidas que fueron distribuidas en todo el mundo en mar abierto y agua dulce.

El nombrado ”más vivo que fósil”, eran una vez conocido por ser solamente fósiles y fueron pensados haber extinto hace aproximadamente 65.000.000 años, durante la gran extinción en la cual los dinosaurios desaparecieron. El registro más reciente data de alrededor de 80 millones y más de 120 especies, pero los primeros registros datan hasta cerca de los 360.

pez pulmonado

 

Historia del celacanto: Un descubrimiento inesperado

 

El primer celacanto vivo fue descubierto en 1938 y lleva el nombre científico Latimeria. La especie fue descrita por el profesor J.L.B. Smith en 1939 y fue nombrado después de su descubridora, Marjorie Courtenay Latimer. Aunque Latimeria es un género distinto de las formas fósiles, todos comparten numerosas características y son fácilmente reconocidos por su forma distintiva y aletas lobuladas. El descubrimiento indonesio fue hecho por Mark v. Erdmann, luego por un estudiante de doctorado estudiante de ecología de arrecifes coralinos en Indonesia. Los autores de dos estudios han sugerido que las dos poblaciones se han separado durante al menos varios siglos.

Al caminar a la salida en la 81 ª St. – Museo de historia natural de la estación de metro, entre las criaturas en las paredes de bienvenida a los visitantes del Museo es un pez que puede parecer ser sólo otra criatura prehistórica de cierta edad geológica hace mucho tiempo. En verdad, no fue hasta el siglo XX que los paleontólogos aprendieron que este, que antes se creía que era una especie de la época de Dino quien sólo se encuentra en fosiles, estaba vivo y bien en las aguas de Sudáfrica.

Es una especie excesivamente rara que se relaciona con los vertebrados de la tierra, y su falta de evolución a lo largo de cientos de millones de años hacen de el lo que los expertos han bautizado como un “fósil viviente”; Se ve igual que cuando apareció por primera vez en el registro fosil del período Devoniano, hace unos 375 millones años. En 1938, los pescadores capturaron el primer espécimen vivo cerca de la desembocadura del río Chalumna, justo al lado de la costa sureste de Sudáfrica.

A partir de 1957 sólo se encontraron otros 12 especímenes vivos, todos cerca de las Islas Comoras, y se tomaron el Museo de historia natural de París para su estudio. El descubrimiento original fue aclamado por científicos de todo el mundo como uno de los hallazgos más importantes de la historia natural del siglo.

Con el descubrimiento de tales especímenes científicos comenzaron a creer que es un eslabón perdido entre el agua y los vertebrados de la tierra según lo sugerido por las características que se extienden de sus cuerpos como las piernas. Son también, junto con sus primos el pez, los parientes vivos más cercanos de un cierto grupo de sprimitivos que dieron lugar a los primeros cuatro invertebrados limbed de la tierra, incluyendo los e.e.u.u. seres humanos.

Este descubrimiento fue de gran interés para Bob Schaeffer, paleontólogo de vertebrados y el curador del Museo Americano y fue él quien se propuso obtener un espécimen para las colecciones del Museo. A mediados de la década de 1950 se hicieron las ofertas para comprar el elenco. Este sería el primer reparto de uno moderno para golpear el hemisferio occidental y eventualmente ir a la vista en el primer piso del Roosevelt Memorial Hall.

Algunos años más adelante en 1962, Schaeffer fue contactado con respecto a un espécimen físico (aunque no vivo) en las manos de un doctor francés que trabajaba en las Comoras nombradas G.W. Garrouste, que le fue referido por J.L.B. Smith. Después de mucha consternación de exactamente cómo enviar este delicado espécimen, fue enviado a través del océano vía Air France y aterrizó en un tanque de alcohol isopropílico en el Departamento de Ictiología en AMNH.

Esto resultó ser sólo el comienzo en la historia. El pescado siguió sentado durante 13 años hasta que fue sacado para un muestreo de tejido como parte de un estudio de Hematología comparativa por el Dr. Charles Rand en 1975. Presente para el muestreo sería James W. ATZ, curador en el Departamento de Ictiología y especialista en hábitos de cría de peces, así como Bob Shaeffer.

Esta extracción simple del tejido se convirtió en una ocasión de diseccionar el espécimen, que tenía algunos resultados muy sorprendentes. El espécimen, pensado previamente para ser varón, era realmente una hembra y dentro de ella estaban cinco cachorros nonatos. Antes de este descubrimiento, no estaba claro cómo las especies de latimeria criaban a sus crías, y este hallazgo proporcionaba pruebas definitivas de que dan a luz a los bebés vivos. El número de especímenes conocidos de esta criatura rara creció repentinamente como resultado. Después del descubrimiento, se pensó mucho en cómo aprovechar mejor los nuevos especímenes. Los investigadores compitieron por tener la oportunidad de usarlas para sus proyectos, y el DDI aceptó propuestas para asegurar un hogar adecuado para los cachorros.

Según el Dr. ATZ, que reunió la colección de correspondencia relacionada con la adquisición de especímenes ahora en los archivos de la biblioteca de investigación, el misterio del “Dino-Fish” había sido idealizado y exagerado hasta el punto de ser embellecido en un Jurassic Park como un mito.

Aunque la historia podría no haber sido tan enigmática y como a algunos les hubiera gustado, es cierto que tiene un lugar especial en la historia natural de nuestro mundo y ha contribuido a cómo la gente entiende las muchas criaturas fascinantes que han venido antes nos. Es también un acontecimiento emocionante en la historia del Museo y una tradición del testamento del descubrimiento y de la exploración de la especie.

Los investigadores han emprendido recientemente la tarea de descifrar el genoma como un medio para comprender mejor la evolución de la tetrápodos y cómo las aletas eventualmente se convirtieron en piernas.

Como becario del proyecto CLIR Hidden Collections, procesó los papeles de James, un destacado ictiólogo y curador en el AMNH de 1947 hasta convertirse en Comisario emérito en 1981. Su colección contiene un surtido diverso de correspondencia y otros científicos en campos relacionados. Al pasar por sus papeles personales, rápidamente recogí la importancia y las implicaciones que el estudio de esta criatura tendría sobre una variedad de esferas científicas.

 

¿Qué les hacen únicos?

 

Las características numerosas son únicas y entre los pescados vivos. Entre ellos se encuentra la presencia de un “órgano rostral” en el hocico que forma parte del sistema electrosensorial, y una articulación intracraneal o “bisagra” en el cráneo que permite que la porción anterior del cráneo oscile hacia arriba, agrandando enormemente el bocado. Ni el carácter existe en ningún otro vertebrado vivo. Otras características anatómicas únicas incluyen un hueco lleno de líquido “notocordio” (una característica primitiva en los vertebrados) subyacente a la médula espinal y la extensión de la longitud del cuerpo, vértebras que se forman incompletas o que carecen totalmente de centro óseo, una vejiga de gas llena de aceite, “lobuladas” carnosas o aletas parecidas a las extremidades que son apoyadas internamente por el hueso, y las aletas emparejadas que se mueven en un patrón tetrápodo sincronizado.

En total tienen ocho aletas: 2 dorsales, 2 pectorales, dos pélvicas, 1 aleta anal y una aleta caudal. La cola tiene una proporción casi igual y está dividida por un tope terminal de rayos que forman su lóbulo caudal. Los ojos son muy grandes, mientras que la boca es muy pequeña. El ojo se aclimata a ver en la luz pobre por los bastones que absorben longitudes de onda en su mayoría cortas. Su visión ha evolucionado a una capacidad de color principalmente azul-cambiada. Los pliegues pseudomaxilares rodean la boca y reemplazan al maxilar, una estructura ausente en ellos. Dos fosas nasales, junto con otras cuatro aberturas externas, aparecen entre los huesos premaxilar y rostral lateral. Los sacos nasales se parecen a los de muchos otros peces y no contienen una fosa nasal interna. El órgano ubicado en su rostro, contenido dentro de la región etmoidal del encéfalo, tiene tres aberturas sin protección en el ambiente y se utiliza como parte del sistema laterosensorial del mismo.

La recepción auditivan es mediada por su oído interno, que es muy similar al de los tetrápodos porque se clasifica como una papila basilar. La locomoción es única. Para moverse por lo general se aprovechan de las subidas o bajadas de corriente y deriva. Sus aletas apareadas estabilizan el movimiento a través del agua. Mientras que en el fondo del océano, no utilizan las pares para cualquier clase de movimiento. Estos crean empuje con sus flancos caudales para arranques rápidos. Debido a la abundancia de sus costados, tiene alta maniobrabilidad y puede orientar su cuerpo en casi cualquier dirección en el agua. Se han visto haciendo headstands, así como natación vientre. Se cree que el órgano rostral ayuda a dar la electropercepción, que ayuda en el movimiento alrededor de los obstáculos.

 

¿Dónde viven los celacantos?

 

Se sabe sobre todo de las islas de Comoras, que se sitúan en el Océano Índico occidental entre Madagascar, pero también viven a otra parte a lo largo de la costa este Africana y en aguas indonesias. Sólo una captura (la original en 1938) es de Sudáfrica y esta muestra fue largamente pensada como una perdida de la población comorana. Sin embargo, los sudafricanos residentes han sido avistados en cañones profundos, inicialmente por buzos que usaban “respiradores” de gas mixto y, posteriormente, por científicos que usaban un submarino. En otros lugares de los especímenes han sido capturados en la costa oeste de Madagascar y en Mozambique y Kenia, estos últimos representan el récord de localidades más septentrionales a lo largo de la costa africana.

Dos capturas confirmadas (sólo una muestra preservada) ocurrieron en frente a la isla de Manado Tua en la punta noreste de Sulawesi. Estas capturas fueron seguidas por avistamientos de dos especímenes más de un buque cercano a 225 millas al sudoeste. Todos los Latimeria se consideran en peligro y están protegidos por la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de flora y fauna silvestres (CITES).

 

¿Cual es el hábitat típico del celacanto?

 

Aguas templadas en la “zona desconocida”, generalmente entre 500-800 pies (152-243 m), en las empinadas laderas rocosas de las islas volcánicas. Durante el día se sabe que las muestras Comoras se agrupan en “cuevas” en depósitos submarinos de lava, de los cuales se aventuran en la noche para alimentarse. Los dos especímenes observados de un sumergible en Indonesia estaban en una cueva profunda del carbonato en cerca de 500 pies. Los avistamientos de Sudáfrica estaban en profundidades más profundas, entre 300-350 pies (91-106 m), debajo de las cornisas y en cuevas poco profundas.

 

¿Qué comen los celacantos?

 

La alimentacion parte de que es un “alimentador pasivo de la deriva”, moviéndose lentamente y pasivamente cerca del substrato donde se alimenta principalmente de cefalópodos (sepia, calamar y pulpo) y peces. Es capaz de moverse rápidamente y puede hacerlo al capturar presa o evitar el peligro.

 

¿Cómo se reproducen estos?

 

El modo de reproducción es el ovoviviparismo. Esto implica la fertilización interna de los huevos, seguida por un período de gestación que se piensa que es un año de duración durante el cual los embriones se alimentan del saco de yema de huevo, culminando en los nacimientos vivos de los jóvenes completamente formados. Sólo dos hembras que llevan crías, o “cachorros”, han sido capturadas. Una hembra contenía cinco cachorros de término completo, cada uno de unos 14 “de largo, y el otro tenía veintiséis cachorros de prácticamente el mismo tamaño. La siguiente es una imagen de la taxonomía a la que pertenece: click para verla

 

En este video de NatGEO Wild veran a cientificos explorandolos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *